Imagen: La Razón

El riesgo de que se usen armas nucleares está en su nivel más alto desde la Segunda Guerra Mundial, alertó la Organización de Naciones Unidas (ONU), que hizo énfasis en la “urgencia” que alerta, para que el mundo lo tome más en serio.
Renata Dwan, directora del Instituto de Investigación de Desarme de la ONU, aseguró que todos los Estados con armas nucleares tienen programas de modernización nuclear en marcha y que el panorama de control está cambiando, en parte por la competencia estratégica entre China y Estados Unidos.
Los arreglos tradicionales de control de armas también se erosionan por el surgimiento de “nuevos tipos de guerra”, con una prevalencia cada vez mayor de grupos armados y fuerzas del sector privado y nuevas tecnologías que empañaron la línea entre ataque y defensa, dijo a los reporteros en Ginebra.
Con las conversaciones de desarme, estancadas durante las últimas dos décadas, 122 países firmaron un tratado para prohibir la carrera nuclear, en parte por frustración y en parte por el reconocimiento de los riesgos, dijo.
“Es genuinamente un llamado a reconocer, y esto ha faltado en la cobertura de los medios de comunicación, que los riesgos de la guerra nuclear son particularmente altos ahora“.
El tratado de prohibición que sustenta el control actual, oficialmente denominado Tratado para la Prohibición de las Armas Nucleares, fue respaldado por la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN), que ganó el Premio Nobel de la Paz en 2017.
Hasta el momento, este pacto ha reunido 23 de las 50 ratificaciones que deben entrar en vigor, incluidas Sudáfrica, Austria, Tailandia, Vietnam y México. Pero genera una fuerte resistencia por parte de Estados Unidos, Rusia y otras naciones con armas nucleares.
Cuba también ratificó el tratado, apenas en 2018, 56 años después de la crisis de los misiles en su territorio, de la mano de la extinta Unión Soviética, un enfrentamiento de 13 días de Guerra Fría entre Moscú y Washington que marcó lo más cerca que el mundo había estado de la guerra nuclear.
Dwan insistió en que el mundo no debería ignorar el peligro latente.
“La forma en que pensamos sobre eso, y cómo actuamos sobre ese riesgo y la gestión de ese riesgo, me parece una pregunta bastante importante y urgente que no se refleja completamente en el Consejo de Seguridad (de la ONU)”, dijo.

Fuente: Agencias, La Razón

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí