El ciudadano presidente no fue debidamente informado. La reforma educativa no se concretó en el Senado por la ausencia de tres legisladores de Morena, no por lo que gusta denominar con una visión añosa como partido conservador.
La aprobación se quedó a un voto de concretarse, en lo que se traduce como un triunfo diferido, toda vez que, en lo inmediato, en la Cámara alta se acordó la realización de un periodo extraordinario el 14 de mayo, en el que con toda seguridad se aprobará la reforma.
En tanto, la iniciativa con algunas enmiendas retornará a la Cámara de Diputados para los efectos conducentes.
Sin embargo, lo destacable, es la visión poco acertada del ciudadano presidente que busca abonar a la división de los mexicanos, sin aceptar la realidad y dirigir el reclamo a los verdaderos culpables, más allá de Ricardo Monreal y Martí Batres, los tres senadores de Morena que no estuvieron presentes son a quienes debe cargar el peso del fracaso.
En tanto, el ciudadano presidente en una primera lectura, si se asume como debe ser que cuenta con acceso a la información real de lo acontecido, queda exhibido en su intento de tergiversar el tema para endosar culpas a sus adversarios, en lugar de reconocer el fracaso de sus huestes.
Trabajo
En lo inmediato, ni tardo ni perezoso, el ciudadano presidente publicó la reforma laboral con la que busca satisfacer la petición estadounidense y que avance el Tmec.
Evidentemente la rapidez con la que se actúa y la fecha en la que se realiza el ciudadano presidente busca ganar el aplauso del respetable.
Guerra cibernética
En el inicio de la segunda mitad de la campaña poblana apareció la guerra sucia en su modalidad de ataques cibernéticos.
Los voceros del candidato de la coalición Juntos Haremos Historia denunciaron en mensaje a medios la intervención de redes sociales de colaboradores, en una acción que representa una llamada de atención sobre la necesidad de legislar sobre el particular.
Y, en paralelo, permite cuestionar hasta dónde puede indagar, en estos casos, la policía cibernética o la Fepade.
Evidentemente, el comportamiento de las redes sociales y lo que sucede en Internet, cada vez es más importante en la definición del derrotero de una campaña y este tipo de denuncias, deben llevarnos como sociedad a evaluar la necesidad de establecer normas que permitan sancionar toda conducta indebida.
Más allá de ello, las campañas de Miguel Barbosa, Alberto Jiménez Merino y Enrique Cárdenas, mantienen sus dinámicas particulares.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí