El decreto que modifica el esquema tributario de Petróleos Mexicanos, evidentemente es una buena medida que abona al desarrollo de esa empresa, sin embargo abre un flanco por lo que hace a la captación de impuestos por parte de la Federación.
Y ello, en paralelo, obliga a cuestionar la forma en la que se compensará la pérdida de esos recursos que hoy más que nunca hacen falta para que el gobierno de México haga frente a todos sus compromisos, desarrollo de programas y por supuesto, en un lugar destacado, el sostén de los programas sociales.
Los gastos son enormes y van en constante crecimiento, como lo demuestra la determinación positiva -al menos en el discurso- del ciudadano presidente de crear una empresa para que todo el país, preponderantemente las poblaciones marginadas cuenten con servicio de Internet, que de entrada requerirá de una enorme cantidad de recursos aún no cuantificada.
En una primera apreciación, la línea discursiva oficial puede apuntar hacia los ahorros derivados del combate a la corrupción, como fuente de los recursos que se requerirán, pero lo cierto es que si se hacen cuentas de manera formal se verá que por mucho que representen esa enorme cantidad de recursos que no se han presentado de manera formal, y sólo existen en el discurso, no alcanza para todo.
En paralelo, la línea de crédito sindicado que se suscribió con tres instituciones bancarias internacionales y que se presentó como un crédito de carácter contingente, en el fondo constituye un reconocimiento más de la difícil situación económica que enfrenta Pemex.
Rébsamen
La aprehensión de Mónica García Villegas y el proceso legal al que será sometida, puede traer complicaciones incluso para autoridades vigentes.
La eventual construcción ilegal que habría abonado a la tragedia registrada el 19 de septiembre de 2017, requirió de un aval por parte de las autoridades delegacionales, que en una lógica elemental deberán ser consideradas al menos como comparecientes, en principio.
La directora del colegio Rébsamen puede ser la única procesada, pero puede no ser la única responsable de la tragedia.
Debate
El próximo domingo 19 de mayo, por fin, confluirán al mismo tiempo en un escenario los tres candidatos a la gubernatura de Puebla.
Miguel Barbosa, Alberto Jiménez Merino y Enrique Cárdenas no sólo presentarán sus propuestas, también darán paso a la polémica y los cuestionamientos directos.
La ciudadanía en general podrá constatar de manera directa la capacidad como polemista de cada uno de ellos, pero como suele suceder no hay mucho por descubrir.
Las descalificaciones, denuncias y denuestos vertidos de manera anticipada, sólo serán recordados por los candidatos.
La atención, sin duda, se centrará en el intercambio obligado que sostendrán Miguel Barbosa y Enrique Cárdenas, en tanto que Jiménez Merino permanecerá hasta donde le sea posible al margen.
Los pretendidos cuartos de guerra, plagados de asesores y especialistas, tendrán en los próximos días, un arduo trabajo de planificación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí