Imagen: Inegi

Según nuevos datos, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), confirmó la desaceleración económica de México.
El organismo reveló que en el primer trimestre del año el producto interno bruto (PIB) se contrajo 0.2 por ciento en comparación con igual periodo previo y el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) disminuyó 0.6 por ciento en marzo frente al mes anterior.
De acuerdo con el reporte, la caída del PIB en el periodo enero-marzo de este año, frente al trimestre anterior, se debió a que las actividades secundarias de la economía –particularmente las relacionadas con minería, actividades petrolera y no petrolera y generación, transmisión y distribución de energía eléctrica– se redujeron 0.6 por ciento.
Las terciarias –como comercio al mayoreo y menudeo, transporte, servicios financieros y seguros– bajaron 0.2 por ciento en el periodo de referencia. Sólo las primarias –agricultura, cría y explotación de animales, pesca y caza– crecieron 2.6 por ciento.
Un análisis de Citibanamex sostiene que dicha caída del PIB es la mayor reducción en los últimos seis años.
En lo referente a la disminución del IGAE, medición que anticipa el comportamiento de la economía, se produjo por la reducción de 2 por ciento de las actividades primarias, 1.3 de las secundarias y 0.1 de las terciarias en el mes de referencia.
El banco Ve por Más, en un análisis, expone que, junto con la desaceleración centralizada, el comportamiento de ese indicador podría incidir de forma negativa en el crecimiento económico, ya que aunado a ello elementos relacionados con un mejor dinamismo en la generación de empleos, la moderación del crecimiento de las exportaciones y el riesgo de que se extienda la atonía en la inversión generará mayor incertidumbre externa e interna.
El Inegi precisó que el PIB al primer trimestre de 2019, en su comparación con igual periodo de 2018, creció a una tasa de 0.1 por ciento. Por grandes grupos de actividades, dicha alza se explica por el incremento de las actividades primarias, con un avance de 5.6 por ciento, y de las terciarias, que se incrementaron uno por ciento.
En el periodo de referencia, detalla la institución, las actividades económicas secundarias registraron un descenso de 2.1 por ciento.
El centro de análisis de Citibanamex expone que el modesto despunte en el crecimiento en su comparación anual es el menor desde el último trimestre de 2009. Además, el trimestre pasado el índice fue positivo en 1.6 por ciento.
Por otra parte, en términos anulizados, el Inegi puntualizó que también registró una baja real de 0.6 por ciento en marzo en relación con igual mes de 2018. Por grandes grupos de actividades, las secundarias cayeron 2.6 por ciento, las primarias se incrementaron 4.8 y las terciarias aumentaron 0.3 a tasa anual.
Sobre esos resultados, Gabriela Siller, directora de análisis de Banco Base, consideró que con las series históricas que muestran una disminución anual de dicho indicador se puede comenzar a observar el inicio de un periodo de contracciones prolongadas.
Grupo Financiero Monex agregó que, si bien el crecimiento se mantuvo acotado en el primer trimestre, la normalización del gasto público y el aumento del consumo durante los siguientes meses podrían traer impulsos importantes.

Fuente: La Jornada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí