Imagen: El Financiero

EL FINANCIERO. Es probable que China tenga que aplicar un estímulo adicional este año para impulsar el consumo luego del aumento arancelario del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ya que de lo contrario el Partido Comunista incumpliría su objetivo de crecimiento a largo plazo.
Esta es la conclusión de una encuesta de Bloomberg entre 18 economistas, quienes pronosticaron que el crecimiento del Producto Interno Bruto de 2019 se reducirá en 0.3 por ciento por el aumento de los aranceles de EU sobre 200 mil millones de dólares en importaciones de China. Si se introducen más aranceles para cubrir todos los productos chinos, esto costará a China 0.6 por ciento en los 12 meses posteriores, según las estimaciones promedio de los encuestados.
El objetivo que se definió en 2010 de duplicar el tamaño de la economía para el próximo año, con el ánimo de alcanzar una “sociedad moderadamente próspera”, ha guiado la política económica durante una década. El crecimiento de este año y el próximo debe ser de 6.1 por ciento o superior, para que los funcionarios puedan declararse exitosos en la celebración del centenario del Partido Comunista en 2021.
Economistas habían pronosticado una expansión de 6.3 por ciento este año y de 6 por ciento en 2020, antes de la última escalada de la guerra comercial.
Una conflagración total de guerra comercial entre las dos economías más grandes del mundo es un riesgo que haría caer a la economía de EU en recesión a finales de 2020, según el pronóstico de esta semana de Moody’s Analytics. Esto también afectaría negativamente la demanda de productos chinos.
A continuación, hay medidas de apoyo que los economistas encuestados creen que el gobierno podría usar si la expansión se ralentiza, por orden de probabilidad.
1) Ampliar medidas para impulsar el gasto del consumidor; 2) reducir el coeficiente de requisito de reserva para los bancos; 3) suavizar restricciones a compra de propiedad; 4) devaluar el yuan; 5) reducir las tasas de interés de referencia .
Los planificadores económicos de China ya estaban elaborando una serie de medidas de estímulo para impulsar las ventas de automóviles y productos electrónicos, informó Bloomberg el mes pasado. El borrador incluía subsidios para vehículos de nueva energía, teléfonos inteligentes y electrodomésticos, y exige un aumento en el número de licencias de automóviles, dijeron en ese entonces personas familiarizadas con el asunto.
Estímulo actual
No hay garantía de que todas esas medidas se cumplirán, pero se sumarán a los recortes de impuestos, al aumento de gastos y a los cinco recortes en la proporción de requisito de reserva desde el año pasado.
Los funcionarios de Xi han restado importancia a la meta de crecimiento de 2010 durante los últimos dos años, ya que han tratado de mejorar la “calidad” de la expansión en medio de una limpieza de la deuda y campañas ambientales. Si bien ese enfoque también ayuda a explicar la naturaleza específica de las medidas de estímulo del año pasado, los funcionarios también dejaron en claro que actuarán para evitar una caída en la economía.
“El gobierno ya empezó a aumentar la demanda interna para mitigar la incertidumbre externa”, dijo Raymond Yeung, economista jefe para China en Australia & New Zealand Banking Group en Hong Kong. Dijo que es poco probable que se devalúe el yuan, ya que “la conclusión es salvaguardar la estabilidad financiera”.
Más estímulo
Según los encuestados, medidas adicionales podrían ser aumentar el gasto en infraestructura, ofrecer beneficios fiscales adicionales a las empresas que gastan en equipos de alta tecnología, y hacer que el banco central aumente sus operaciones como la facilidad de préstamos a mediano plazo para mantener suficiente amplitud en la liquidez.
La economía de China parecía haberse estabilizado en el primer trimestre, con un crecimiento mejor de lo esperado respaldado por una expansión crediticia masiva y una reducción de las tensiones con EU. Sin embargo, las exportaciones seguían cayendo debido a la débil demanda mundial, y con el renovado aumento de las tensiones, el gobierno y las autoridades podrían ahora estar más nerviosos sobre lo que impulsará el crecimiento y los empleos que creará durante el resto del año.
La encuesta fue realizada entre el 7 y 9 de mayo. Se preguntó a los encuestados cuáles serían sus pronósticos de crecimiento y políticas en caso de que EU aumente las tarifas el viernes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí