Imagen: La Razón

La crisis económica y humanitaria en Venezuela son un par de fenómenos que se profundizarán, advirtieron dos estudios distintos publicados por el Banco Mundial (BM) y por Human Rights Watch (HRW) y la escuela Bloomberg de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins.
En su reporte semestral sobre las previsiones de crecimiento para América Latina y el Caribe, el Banco Mundial informó que las condiciones económicas en el país continúan deteriorándose de manera acelerada por factores como la caída en los precios del petróleo, mala gestión de la economía, un ajuste fiscal desordenado y políticas distorsionadas del gobierno que encabeza Nicolás Maduro.
El informe apunta a la monetización de la deuda del sector público por parte de Nicolás Maduro como otro de los factores que afecta negativamente en las proyecciones de la economía del país, lo que impactará a la población venezolana, 90 por ciento de la cual está en condición de pobreza, citó el Banco Mundial de acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida, elaborada por universidades venezolanas.
“Nada podía preparar a la región para la escalada de la crisis económica, social y humanitaria en Venezuela, de lejos la peor crisis en la historia moderna de la región”, apuntaron los expertos del BM.
“(Estos factores) han causado hiperinflación, devaluación y una masiva contracción en el producto y el consumo”.
De acuerdo con el BM, el PIB en Venezuela cayó 17.7 por ciento en 2018 y pronostica que para este año el descalabro se acentúe hasta llegar a un 25 por ciento, lo que implicaría una caída acumulada del PIB del 60 por ciento desde 2013.
El reporte señala que la tasa anual de inflación llegó a ubicarse en 1,370,000 por ciento a finales de 2018, debido al efecto acumulativo de una tasa mensual del 121 por ciento.
El BM pronosticó que este año los precios en el país alcancen incrementos de hasta 10,000,000 por ciento.
En su informe de la región, el BM recortó hasta el 0.9 % las previsiones de crecimiento económico para América Latina en 2019, principalmente por el desarrollo “débil o negativo” en Brasil, México y Argentina y el “trágico colapso” en Venezuela. Hace seis meses, las previsiones del organismo multilateral para la región eran de expansión del 1.6 por ciento para este año, una cifra que ya había sido rebajada ampliamente del pronóstico anterior.
Urgen a ONU intervenir. La combinación de la severa escasez de medicamentos y alimentos en Venezuela con la propagación de enfermedades a través de sus fronteras representa una emergencia humanitaria compleja que exige una respuesta rotunda de la Secretaría General de las Naciones Unidas, señalaron expertos y médicos de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins y Human Rights Watch en un informe conjunto difundido ayer.
En un comunicado de prensa HRW subrayó que durante el gobierno de Nicolás Maduro las autoridades venezolanas no solo demostraron que no tienen la capacidad para ponerle fin a la crisis, sino que la han exacerbado al negarla y censurar información sobre la magnitud de los problemas que enfrenta el país.
E l informe de 73 páginas, titulado “La emergencia humanitaria en Venezuela”, documenta un aumento de los niveles de mortalidad materna e infantil; brotes de enfermedades que podrían prevenirse con vacunación, como el sarampión y la difteria; e incrementos drásticos en la transmisión de enfermedades infecciosas, como malaria y tuberculosis.
Los datos disponibles muestran altos niveles de inseguridad alimentaria y desnutrición infantil, así como una alta proporción de niños y niñas ingresados en hospitales con desnutrición.
“Por más que lo intenten, las autoridades venezolanas no pueden ocultar la realidad del país”, expresó Shannon Doocy, profesora adjunta de Salud Internacional de la Escuela Bloomberg de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins, quien realizó investigaciones en la frontera de Venezuela.
Investigadores de la escuela Bloomberg de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins y Human Rights Watch exhortaron al secretario general Antonio Guterres a pedirle al coordinador de respuestas de emergencia de la ONU que aborde la crisis venezolana como una prioridad y pedir estadísticas oficiales a las autoridades venezolanas para elaborar un diagnóstico apropiado.
De acuerdo con la ACNUR y la Organización Internacional de las Migraciones, para fines de 2019 más de 5 millones de personas habrán abandonado Venezuela.

Fuente: La Razón

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí