Imagen: Especial

Víctor Hugo Espíndola, jefe de análisis del Servicio Sismológico Nacional, indicó que tras los sismos de 5.5 y 4.7 de este lunes, es difícil que la actividad telúrica en la región disminuya y se mantendrán por un buen tiempo.
Explicó que la alerta sísmica no se activó debido a que no cumplía con las reglas de Sasmex que se establecen para que esto ocurra.
En entrevista televisa, explicó que en el radio que rodea al lugar del epicentro de este sismo se ha detectado una intensa actividad sísmica con unos mil 400 sismos en lo que va del año y que la mayoría ha registrado magnitudes de entre 2.7 y 3.
Apuntó que, aunque es probable que exista un sismo de gran magnitud, recordó que la actividad sísmica no se puede pronosticar por lo que se tiene que estar preparado para cualquier eventualidad.
El primer sismo se registró a las 15.15 horas y se había calificado como de magnitud 5.7 y con epicentro en Ometepec, Guerrero, sin embargo, el Servicio Sismológico Nacional lo ajustó a 5.5 y confirmó que el epicentro del movimiento telúrico tuvo lugar a 65 km al suroeste de Pinotepa Nacional, Oaxaca.
El segundo movimiento se produjo a las 15.45 y fue de magnitud 4.7 con epicentro al suroeste de Pinotepa Nacional, Oaxaca.
El movimiento telúrico, se sintió levemente en algunas partes de la Ciudad de México, motivo por el que se desalojaron edificios y oficinas. También en estados como Puebla hubo alarma, pero no generó mayores problemas.

Fuente: López-Dóriga Digital, Excélsior

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí