Imagen: La Razón

Ahora, el 55 por ciento de los británicos considera que hubiera sido mejor no haber convocado y celebrado el referéndum de 2016 en el que la población decidió por un estrecho margen la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE), según una encuesta publicada por el diario local The Observer.
El estudio revela que, de manera sorprendente, son más los votantes conservadores (49 por ciento) quienes consideran que fue un error que los que piensan que fue adecuado (43 por ciento). Entre los seguidores laboristas, 72 por ciento cree que hubiera sido mejor no haber votado, frente al 18 por ciento que asume que fue una decisión correcta.
En cuanto a intención de voto, el Partido Laborista continúa posicionado como la primera opción, con un 33 por ciento de apoyo (tres puntos menos que hace dos semanas), mientras que el Partido Conservador también cae tres puntos y se sitúa en 26 por ciento.
El nuevo partido de Nigel Farage, el Partido del Brexit, irrumpe y se sitúa en tercera posición con 17 por ciento de apoyo, mientras que el Partido Liberal Demócrata pierde dos puntos y se sitúa en 6 por ciento de intención de voto.
Por detrás se ubican el Partido Nacionalista Escocés (SNP, 5 por ciento), el Partido por la Independencia del Reino Unido (4 por ciento, siete puntos menos), el Partido Change.UK (4 por ciento) y el Partido Nacionalista Galés-Plaid Cymru (1 por ciento).
En las europeas, el Partido del Brexit empata con el Partido Laborista como más votado, con 28 por ciento, más del doble del Partido Conservador, que se lleva 14 por ciento.
Respecto a un posible segundo referéndum del Brexit con una salida conforme a las condiciones pactadas por el gobierno y Bruselas, 46 por ciento apoya seguir en la UE —el mismo porcentaje que hace dos semanas— y 34 por ciento apoya salir de la UE.
Sobre la continuidad de la primera ministra, Theresa May, sólo 14 por ciento cree que debe continuar para negociar la culminación del Brexit antes de marcharse.
SEMANA CLAVE. El negociador de la UE para el Brexit, Michel Barnier, afirmó que la semana próxima podría ser clave para la materialización de la salida de la UE porque el gobernante Partido Conservador y el Partido Laborista podrían lograr un acuerdo que permita la ratificación parlamentaria y evitar la celebración de las elecciones europeas. “Esta semana será muy importante. Tendremos el resultado de las negociaciones entre el Partido Laborista y el gobierno de Theresa May. ¿Concluirán algo?”, afirmó Barnier ayer, en una entrevista con la francesa LCI.
Residuos del Imperio, en peligro sin la UE
Con la salida del Reino Unido de la UE, sus territorios de ultramar, que se han beneficiado con la ayuda de Bruselas, entrarán en dificultad, estima Andrea Oelsner, doctora en Relaciones Internacionales por la London School of Economics.
“El mantenimiento de todos los territorios de ultramar es costoso, en términos políticos y económicos”, dijo, al destacar las responsabilidades de hacer frente tanto a los trabajos de reconstrucción tras desastres naturales en dependencias del Caribe, como las Islas Vírgenes británicas, como a las necesidades militares y de defensa en las Malvinas y Gibraltar o tener que lidiar con escándalos provocados por paraísos fiscales como Islas Caimán.
“El Brexit encarece el mantenimiento. Las pequeñas islas del Caribe dependen en gran medida de programas de ayuda de la Unión Europea. Después del Brexit no habrá derecho a esta ayuda”, indicó.
“Malvinas es menos dependiente, pero el problema es el comercio; pues 80 por ciento de sus exportaciones van a España y poco menos de la mitad de sus importaciones son de la UE”.

Fuente: Agencias, La Razón

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí