Los días de guardar sirven para reflexionar y recapitular. Hacer un repaso sobre lo acontecido y proyectar, para echar a volar la imaginación
Cuando está por concluir el quinto mes de gestión del ciudadano Presidente, son muchos los planes y programas puestos en marcha, al igual que los anuncios.
Pero primordialmente, algo en lo que se ha quedado a deber es el combate a la corrupción por lo que hace al enjuiciamiento de quienes violaron la ley y fueron ampliamente señalados de manera generalizada desde el plano discursivo como la mafia del poder.
Donde hasta el momento ninguno de los integrantes de la mafia del poder, ha recibido algo que supere la condena moral de la sociedad, en tanto el ciudadano Presidente mantiene vigente su discurso sobre el tema, con el propósito de utilizarlo, de manera franca y abierta como elemento propagandístico del cambio que representa la 4T.
En el plano general, uno de los casos que más llamó la atención por la violación de los derechos humanos y ataques a la libertad de expresión, tanto en el plano nacional e internacional, es el estridente anuncio de un juez que giró una orden de aprehensión contra el ex gobernador de Puebla Mario Marín y personajes de la política por esa entidad relacionados con el caso de Lydia Cacho.
El primer Tribunal Unitario en Quintana Roo liberó una orden de aprehensión contra Marín Torres; el empresario José Kamel Nacif y el ex secretario de Seguridad Pública de Puebla, Hugo Adolfo Karam Beltrán.
Y con ello reavivó el episodio que inició en esa entidad, el 16 de diciembre de 2005, con la captura extraterritorial de Lydia Cacho, para ser traslada a Puebla.
Sin que hasta el momento se haya concretado la detención de ninguno de los principales indiciados.
El 16 de abril de 2019, se difundió la noticia de que, en el Estado de México, habría sido detenido -en la víspera- Juan N, quien fuera jefe de Mandamientos Judiciales de la entonces Procuraduría General de Justicia de Puebla en 2005, cuando se ejecutó la orden de aprehensión contra Lydia Cacho.
Sin embargo, no debe descartarse que durante el proceso de que puedan ser objeto cualquier de los señalados, algunos personajes de aquel entonces y que aún se encuentran vigentes, e incluso en altos cargos, pudieran ser llamados a declarar, en principio en calidad de testigos o bien para abonar la información que consideren conveniente.
Bajo este escenario, más de un personaje debe estar intranquilo; no son pocos, pero tampoco demasiados los que estuvieron implicados en ese célebre caso, que alcanzó fama pública con la difusión de los audios en torno a los cuales Mario Marín señaló: “Es mi voz, pero no es mi voz”.
En ellos se hablaba de coscorrones, botellas de coñac y el héroe de la película.
Tras esa detención y las probables aprehensiones que pudieran concretarse, de cara a la elección poblana, no puede descartarse el eventual hecho de que las indagatorias se amplíen.
En esta tesitura, por ejemplo, hay que considerar que, en su versión digital, el 17 de enero de 2019, Proceso publicó una nota de su reportera Gabriela Hernández, con el título: Lydia Cacho: candidato a gobernador de Puebla “es cómplice de mi tortura y detención arbitraria”, en el que señala:
“La periodista Lydia Cacho censuró que el priista Guillermo Pacheco Pulido sea considerado con posibilidades para ser designado gobernador interino de Puebla, al ubicarlo como “uno de los cómplices” en la tortura y detención arbitraria de las que fue víctima en 2005”.
“En su cuenta de Twitter, la periodista reaccionó así a las versiones que señalan al Presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado como uno de los más viables prospectos para ser designado gobernador interino”.
“El mismo Pacheco Pulido que frente a mí, ya en la cárcel de Puebla, ordenaba a la jueza Rosa Celia que me diera orden de formal prisión. Quieren de interino a uno de los cómplices de mi tortura y detención arbitraria”, escribió.
Ante ello, en su momento, el ahora gobernador reviró: En los nueve años que llevo retirado del Poder Judicial nunca he visto un documento sobre ese tema con mi nombre (…) Después del fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación yo le di la vuelta a la página a ese caso”.
Sin embargo, la resolución del Comité de Derechos Humanos de la ONU, del pasado 31 de junio de 2018, plasma una perspectiva diversa.
Los demonios andan sueltos y más de un personaje puede terminar con una condena moral, más allá de una pena carcelaria, a partir de que algunos de los eventuales delitos pudieron haber prescrito.
En ocasiones, la justicia no es tan rápida ni tan expedita como podría desearse. Sin embargo, desde el púlpito de Palacio Nacional, Andrés Manuel López Obrador se congratuló por la orden de captura y detención de Mario Marín y de Kamel Nacif. ¿Justicia Divina o Estado de Derecho?
Al margen, se dice, se comenta y se rumora que se habrían pagado seis millones de pesos por el tip sobre las órdenes de aprehensión, a un funcionario del Primer Tribunal Unitario del Vigésimo Séptimo Circuito, con sede en Cancún, e igual cantidad al abogado que promovió el amparo. ¿Simple especie de la vox populi o realidad? juzgue usted.
Campañas
Al amparo de los días de guardar, los candidatos a la gubernatura poblana optaron por no tratar de competir contra los actos de fe y se resguardan en sus respectivos cuartos de guerra para planificar, evaluar la situación, y realizar reuniones privadas, en un acto obligado de prudencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí