Con el objetivo de impulsar las buenas prácticas en el Programa Jóvenes Construyendo el Futuro, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) mantiene una campaña informativa permanente en la que refiere cómo, tanto los aprendices y los tutores, pueden aprovechar ser parte y permanecer en uno de los programas insignia del Gobierno de México.
La dependencia, liderada por la secretaria Luisa María Alcalde Luján, busca que los jóvenes y los tutores conozcan la ruta mediante la cual 2.3 millones de aprendices pueden ingresar y permanecer en el programa de formación para el mercado de trabajo.
La orientación hacia las empresas inicia por señalar que por su tamaño todos los sectores: público, privado y organizaciones sociales o de talleres y oficios pueden formar parte de la esta política pública la cual trae consigo tanto beneficios como reglas a cumplir.
Durante su ingreso o a lo largo de la capacitación los aprendices pueden causar baja por varios motivos, entre ellos, si proporcionan documentos e información falsa.
El becario tiene permitido realizar un solo cambio de centro de trabajo, con la flexibilidad de que sí la primera opción no resultó de acuerdo con sus intereses, cambie a otro centro de trabajo. De no culminar o renunciar a esta segunda opción, el joven ya no estará considerado en el programa.
Otra razón por la que podría causar baja es no cumplir con el reglamento interno de la empresa, atentar contra el centro del trabajo o el personal de la misma, acudir a la capacitación bajo los efectos del alcohol o sustancias tóxicas e incumplir con los lineamientos del programa.
En el caso de los centros de trabajo, no podrán participar las empresas que ofrecen servicios de limpieza, seguridad privada, los partidos políticos, quienes realizan trabajos domésticos o de servicios personales.
Las razones por las cuales los centros de tutoría pueden causar bajar es si solicitan cobros por ingresar a la capacitación o por obtener una porción de la beca de los aprendices, por simular la formación o por no cumplir con las actividades a que se comprometió en el programa de instrucción.
Cabe destacar es los centros de trabajo no podrán sustituir a trabajadores por becarios y que también causarán baja si incurren en alguna discriminación, acto de acoso o maltrato hacia los aprendices; e incluso, si los jóvenes exceden las 40 horas de capacitación semanal.
Con este programa los jóvenes se capacitarán por un máximo de 12 meses en el centro de trabajo de su elección y se les otorgará una beca mensual de 3 mil 600 pesos además de contar con seguridad social por parte del IMSS.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí