Cuernavaca, Morelos.- El secretario de Desarrollo Agropecuario (Sedagro) Guillermo López Ruvalcaba visitó invernaderos de jitomate en el municipio de Zacualpan de Amilpas, donde recordó a los productores la importancia de contar con certificación en Buen Uso y Manejo de Agroquímicos (BUMA) y sanidad, para facilitar la exportación.
Señaló que el manejo orgánico de los productos bajo invernadero como es el caso del jitomate ha mostrado un crecimiento exponencial en los últimos años, ayudando a mejorar los precios de venta y acabando con los intermediarios.
En el estado de Morelos se cosecharon 2 mil 365 hectáreas de jitomate en 2018, con un rendimiento promedio de 47.63 toneladas por hectárea, de acuerdo al Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP).
Las principales zonas productoras de temporal en el estado comprenden los municipios de Atlatlahucan, Yecapixtla, Tepoztlán, Tlayacapan, Totolapan, Tlalnepantla y Ocuituco.
Las zonas de riego están en los municipios de Yautepec, Cuautla, Ayala, Tlayacapan, Tepalcingo, Axochiapan y Coatlán del Río.
Por su parte, los productores destacaron la importancia de contar con apoyo de técnicos especialistas que permitan facilitar el proceso de certificación, además de la búsqueda de nuevos mercados.
“En el municipio de Zacualpan de Amilpas se siembra apenas una hectárea de jitomate de invernadero; sin embargo se pretende que en los siguientes años se tenga un crecimiento exponencial en su cultivo, puesto que el clima favorece para sembrar un jitomate de calidad”, puntualizó el funcionario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí