De: Estancias
En una acción a contracorriente que remarca su actitud vertical, el ciudadano presidente se niega a escuchar el clamor popular en torno a las estancias infantiles.
Subrayó que existe corrupción, pero se niega a revisar el esquema, para privilegiar una acción más de corte político clientelar, enfocada a la asignación de recursos de manera directa a los padres, de manera bimestral para que sean ellos, quienes opten por la forma en que invertirán lo asignado para el cuidado de los menores, ya sea en casa, con un familiar o en una estancia infantil, en lo que se antoja como una vuelta al pasado.
La sociedad, trabajadores de estancias y encargados de las mismas sugieren la revisión del esquema para depurarlo y perfeccionarlo, en tanto que en el Legislativo, incluso representantes de Morena se han pronunciado por la permanencia del esquema, al menos por este año, en aras de lograr una transición tersa hacia una dinámica nueva.
Sin duda, éste es un tema que sí requiere de una consulta ciudadana y debiera utilizarse ese mecanismo para definir una determinación, dentro de una verdadera visión democrática.
Pero, por desgracia no se trata de un tema políticamente redituable para el ciudadano presidente, quien fiel a su estilo difícilmente se moverá de la posición que ha asumido.
Y quizá no lo haga, porque en este caso su derrota seria más que evidente y predecible.
A fin de cuentas, todo parece indicar que se busca regresar al paternalismo y un esquema clientelar político, que tanto daño causó a la sociedad mexicana en el pasado.
Ayotzinapa
El ciudadano presidente visitó Iguala para reafirmar de manera innecesaria, pero políticamente conveniente, su convicción de resolver el caso de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.
Ahí, subrayó las consideraciones y la protección que dentro del marco legal tendrían quienes contribuyan con información a esclarecer los hechos, con lo que de nueva cuenta endoso a la sociedad la posibilidad de avanzar en las indagatorias por la vía de la aportación de datos, que acompañen el trabajo gubernamental que si bien se ha anunciado con estridencia, no termina de arrancar a más de dos meses del inicio de la actual administración.
Contrario a la prisa con la que se pretendió evidenciar el interés por dar un vuelco a la investigación, por desgracia, los trabajos para la integración de una fiscalía especial avanzan con lentitud.
En tanto, los familiares y padres de los desaparecidos, al igual que el pueblo bueno, siguen escuchando con paciencia y esperanza, las promesas y el compromiso de llegar a una verdad, que hasta el momento, como en muchos otros casos del México contemporáneo, no termina de conocerse, y por lo que se aprecia tardará en apreciarse.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí