La necesidad de contar con una nueva Constitución que acompañe a la denominada cuarta transformación, fue planteada por el ciudadano presidente al tiempo que, en una proyección futurista, estableció que esa tarea se podría realizar al término de su gestión cuando pasen la estafeta a las próximas generaciones.
Y con ello, volvió no sólo a marcar agenda, sino a dar por sentado sin mencionarlo que el movimiento que encabeza permanecerá al frente del país por más de seis años.
Para nadie es un secreto que la Constitución a lo largo de sus 102 años de vigencia ha sufrido múltiples reformas, lo que en más de una ocasión ha llevado a plantear la necesidad de conformar un nuevo constituyente del que surja una carta magna vigente y actualizada, sin embargo, ese propósito ha estado lejos de concretarse.
Incluso, en lo que va de la gestión del ciudadano presidente, se han realizado y se buscan concretar reformas a la Constitución en rubros como educación y seguridad, al tiempo que se preparan otras modificaciones, con lo que contribuirá a seguir ajustando la carta magna a las necesidades y circunstancias vigentes en el México actual.
Es claro que, en el mediano plazo, el ciudadano presidente tratará de impulsar la propuesta de redactar una nueva Constitución, con lo que avanzaría aún más, la tarea a la que se ha enfocado, emulando a los conquistadores, de derruir los vestigios de las culturas avasalladas, para erigir sobre las ruinas, su cuarta transformación, acompañada por supuesto de acciones evidentes de adoctrinamiento de corte secular.
Al fin y al cabo, el pueblo bueno es paciente y por el momento aún cuenta con un sólido bono de confianza y credibilidad.
Estancias
El recorte al presupuesto asignado a la operación de las estancias infantiles en el país, se reflejó en una amplia molesta que deriva en un evidente descontento social.
Un elevado número de madres trabajadores, durante los últimos doce años, encontraron en esas instancias un alivio, acompañamiento y solución a la problemática que representa el cuidado y educación de los menores, antes de su ingreso a la educación básica.
Por más que se argumente que se trata de una acción con tintes políticos, o bien que existían malos manejos de los recursos asignados por el gobierno federal, la realidad es que se requiere de ese servicio, que para muchísimas madres trabajadoras es fundamental.
Sin embargo, lejos de optar por una revisión a fondo y la aplicación de las medidas correctivas necesarias, los legisladores y el ciudadano presidente optaron por realizar un recorte, quizá en busca de los recursos que requiere para la realización de los programas más convenientes para sus propósitos.
Y de paso, el ciudadano presidente arremetió contra la senadora Josefina Vázquez Mota, quien de inmediato ofreció una respuesta a la altura de las circunstancias.
De cualquier forma, las manifestaciones en demanda de la reasignación de recursos y la permanencia del programa, están a la vista. Y no pasará mucho tiempo, antes de que se aprecie si el ciudadano presidente es sensible a las demandas de las madres trabajadoras y operarios de las estancias infantiles, o fiel a su estilo, las escucha, sin solucionar de manera positiva sus requerimientos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí