Imagen: El Financiero

El secretario de Hacienda de México, Carlos Urzúa envió un claro mensaje a la comunidad de inversionistas de Wall Street: no preocuparse por las políticas y decisiones del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que entiende las leyes de la economía y que no está dispuesto a probar experimentos radicales que pueden poner en peligro la salud financiera de México.
En entrevista concedida a Bloomberg, Urzúa indicó que buscará generar un crecimiento mayor y más rápido del común, que en promedio es de 2 por ciento al año.
Indicó que el Gobierno mexicano respetará la autonomía del Banco Central, dijo que estará recortando gastos en algunos ministerios y que no habrá aumento de impuestos. En todo caso, dijo, un recorte a los impuestos podría ayudar a revertir las problemáticas de Pemex.
Consideró que el repunte del peso en las últimas semanas fue una afirmación de la creciente confianza del mercado en un presidente de izquierda y predijo con entusiasmo que la moneda podría fortalecerse aún más en las próximas semanas, para alcanzar un valor de menos de 19 pesos.
Señaló que mejorar los programas sociales aliviará la presión del Gobierno generando confianza y un ambiente de optimismo entre la sociedad mexicana. Una inversión pública más eficiente y robusta eventualmente ayudará a elevar el crecimiento económico en la segunda mitad del sexenio a un promedio de 4 por ciento.
“Los programas sociales se ejecutarán adecuadamente en lugar de estar plagados de corrupción”, dijo.
Dijo que la previsión presupuestaria del Gobierno para 2019 de 20 pesos por dólar es pesimista.
Con respecto a la recompra de bonos del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), cancelado por la administración de AMLO, el gobierno no tiene prisa y explicó que se logrará culminar ese proceso con éxito.
México ha recomprado mil 800 millones de dólares de los 6 mil pendientes en bonos.

Fuente: El Financiero

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí