Imagen: Especial

Tratar de enfrentar la disminución en la calificación, por parte de Fitch Ratings, con el argumento de que Pemex está mejor que durante los últimos 30 años y expresiones que buscan exhibir una aparente complicidad de las instancias financieras internacionales para cubrir la verdadera situación que enfrentaba la empresa petrolera, parece una mala idea, pero esa es la ruta que escogió el ciudadano presidente para enfrentar el tema.
Sin duda, el ciudadano presidente busca en el discurso el apoyo de sus bases, y superar con la operación saliva, una acción que se anticipaba en el horizonte financiero internacional, desde hace tiempo.
Es claro que la influencia que puede tener su discurso en la determinación de las calificadoras internacionales es mínima, como lo fue la incursión que en el pasado reciente realizaron integrantes de su equipo económico para tratar de atemperar el ánimo de los inversionistas internacionales, con resultados poco positivos para el país.
En el inmediato, evidentemente, el secretario Urzúa tendrá que salir al paso con lago más que declaraciones para tratar de enderezar el panorama que se complica con el recurso discursivo presidencial.
Canasta básica
La presentación por parte del ciudadano presidente de la composición de la nueva canasta básica que incluye, entre otros, productos cárnicos, es agradable al oído en el ánimo social.
El ideal de manera inequívoca es que todos los mexicanos tengan acceso a una alimentación adecuada, lo malo es que históricamente a partir del ingreso de los trabajadores, esa meta ha estado permanentemente alejada de un cumplimiento cabal.
Habrá que estar atentos, en el corto y mediano plazos, para ver si lo que se presentó como canasta básica realmente de alguna manera u otra llega a la mayoría de los hogares mexicanos, para lo que en principio se requiere lograr un relanzamiento de la productividad del campo nacional, para avanzar en la conformación de un esquema de autosuficiencia alimentaria.
En caso contrario, se verá que la presentación fue solo un juego de artificio social y mediático.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí