Imagen: La Jornada

Ante el alud de demandas de gobernadores, legisladores, académicos y representantes de otros sectores de que la Guardia Nacional tenga un mando civil, el presidente Andrés Manuel López Obrador modificó su propuesta para que tenga esa condición. Serán los diputados y senadores quienes decidan las reformas constitucionales necesarias y este cuerpo dependa de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y no de la Defensa Nacional.
Al participar en la octava audiencia de la consulta denominada Seguridad, construcción de la Paz y Guardia Nacional, el titular de la Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, sostuvo que el presidente Andrés Manuel López Obrador, atendiendo a los argumentos que se han esgrimido durante sus recorridos por el territorio nacional y en los foros organizados por la Cámara de Diputados, “consecuentemente transmite por mi conducto la necesidad de replantear los términos del diseño original propuestos para la guardia nacional mediante las modificaciones constitucionales que la Cámara de Diputados estime pertinentes para ubicar a este cuerpo en el ámbito civil y dentro de la Secretaría de Seguridad”.
Añadió que dicho ámbito civil, sería niveles de disciplina, régimen de servicios, prestaciones, ingreso, educación, capacitación profesional y doctrina, homologados a los que se aplican actualmente en el ámbito de las fuerzas armadas permanente”.
Al respecto, el titular de la Sedena, el general Luis Cresencio Sandoval, recordó el contenido del artículo 89 Constitucional que otorga al Presidente de la República la facultad de disponer de la totalidad de la misma para seguridad interior y la defensa exterior de la Federación, “condición que me permite destacar que desde nuestra Carta Magna se reconoce el poder civil es ese ejercicio sobre las atribuciones de las fuerzas armadas, de igual manera en el marco de la seguridad pública es la SSP-PC será la encargada de dirigir el esfuerzo principal de esta materia a través de la generación de estrategias, la planeación y la determinación de las actividades que realice la Guardia Nacional por lo que le ejecución de sus funciones corresponderá a la autoridad civil de más alto rango”.
El general Sandoval dijo que en apego a las disposiciones corresponderá a la SSP-PC “la concepción del desarrollo de los planes y programas policiales y de seguridad pública del más alto nivel en cuanto a la responsabilidad del empleo de la Guardia Nacional”.
En tanto que a la Sedena le corresponderá ejecutar las tareas y funciones de dichos planes policiales respetando la estructura jerárquica de sus miembros de conformidad a la ley y que el control operativo en las comunidades donde desplegará la Guardia Nacional le corresponderá a un elemento de la Guardia Nacional y el control permanente de las acciones se realizará a través de las coordinaciones estatales y regionales la SSPPC.
Respecto de la competencia del ministerio público, mencionó: “la participación de este cuerpo de seguridad pública será únicamente en apoyo de dicho ministerio público”.
Durazo recalcó que se debe reconocer que México enfrenta una crisis nacional de inseguridad que se ha convertido ya en una situación de emergencia nacional.
Advirtió que para atender dicha emergencia se requiere integrar una fuerza de seguridad en el menor tiempo posible para recuperar la paz y la tranquilidad de la ciudadanía,, y exige optimizar el aprovechamiento de los recursos de diversos tipos con los que cuenta y el Estado mexicano a través de las capacidades de Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Secretaría de Marina Armada de México (Semar), de la Policía Federal, de la SSP-PC y otras instituciones”.
Capacitación de Guardia, para infundir disciplina no para la guerra: Semar
La capacitación y organización de la Guardia Nacional no debe entenderse como el deseo de preparar para la guerra, sino de infundir esa disciplina o espíritu militar a este nuevo cuerpo policial con perfil profesional orientado a la seguridad y protección de la ciudadanía, bajo los preceptos constitucionales, así como leyes, reglamentos y mandos civiles, es decir, disciplina militar y profesionalización policial, afirmó el almirante Rafael Ojeda Durán, titular de la Secretaría de Marina Armada de México (Semar).
Al participar en la octava audiencia del foro Seguridad, construcción de la paz y Guardia Nacional, organizada por el Congreso para analizar y discutir la viabilidad de la Guardia Nacional, el almirante Ojeda Durán señaló que la conformación de este cuerpo “tiene como propósito que el Estado mexicano disponga de una institución nacional policial de máximo nivel para la prevención del delito, la preservación de la seguridad pública, la recuperación de la paz y atender el problema de la delincuencia en todo el país con una sólida base de valores y virtudes militares que les permitan salvaguardar su integridad y evitar su corrupción”.
Sostuvo que la conformación de la Guardia Nacional por miembros de la Policía Militar y Naval, en conjunto con la Policía Federal, integrados para efectos organizacionales y administrativos a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana “tiene como finalidad aprovechar dos elementos estructurales de gran solidez en las Fuerzas Armadas Mexicanas, por un lado la estructura que se puede llamar inmaterial fundamentada en la disciplina, profesionalismo y valores militares, y por el otro lado, la estructura material que implica todo ese engranaje de apoyo logístico y de servicios que demanda un organismo para cumplir cabalmente con la función de seguridad pública”.

Fuente: La Jornada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí