Imagen: Excélsior

NUEVA YORK. El abogado colombiano Germán Rosero admitió que entre 1998 y 2006 fungió como enlace entre el Cártel del Norte del Valle, en Colombia, y el mexicano Cártel del Pacífico, y que se encontró con Joaquín El Chapo Guzmán entre seis y ocho ocasiones.
En su segundo y último día de testimonios, Rosero explicó que los encuentros que sostuvo con Guzmán Loera fueron siempre en la zona del Triángulo Dorado, entre los estados de Sinaloa, Chihuahua y Durango.
Contó que todos sus encuentros, realizados en tres o cuatro fincas, tenían un patrón similar. Se comunicaba con un contacto de Guzmán, éste lo transportaban a Culiacán, donde pernoctaba para el otro día partir en avioneta hacia las fincas en la sierra.
Su primer encuentro con Guzmán fue en una casa que definió como “sencilla, pero bonita”, con un portón grande de madera, una piscina y una palapa. Rosero se sentó en una mesa con Guzmán, en una propiedad que contaba con guardias armados.
Recordó que Guzmán usaba ese día una gorra de beisbol, un accesorio que Rosero lo vio utilizar en varias ocasiones. Ese primer encuentro fue en una finca “muy cerca de Culiacán”, precisó Rosero.
Los encuentros finales, sin embargo, eran en sitios cada vez más aislados en la sierra del Noroeste de México, y en casas cada vez más austeras. Rosero incluso calificó las viviendas como “humildes”, aunque con “muchísimos guardias” armados.
Guzmán, quien siempre iba armado con una pistola, en una ocasión lucía también un rifle AK-47 chapado en oro y con incrustaciones de piedras preciosas. No obstante, Rosero nunca lo vio entrar en contacto con drogas
El transporte a las fincas de Guzmán se realizaba en avionetas Cessna que parecían muy desvencijadas, declaró.
Según la versión del testigo, el temperamento ecuánime de Guzmán quedó revelado en una ocasión en que fue confiscado un cargamento con 12.5 toneladas de droga que esperaba el Cártel del Pacífico.
Guzmán respondió a Rosero que “debíamos seguir adelante”, y que era preciso “echarle ganas”, y mantener la cooperación entre organizaciones.
Rosero coordinó un primer cargamento de tres toneladas de cocaína en 1998 de Colombia para México, para luego retomar su labor de enlace en 2001. En total, Rosero coordinó el envío de cerca de medio centenar de cargas de cocaína a México.
Antes de su labor como enlace en México, Rosero fue el vínculo entre el líder del Cártel del Norte del Valle y la clase política de Colombia.

Fuente: Agencias, Excélsior

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí