Imagen: La Jornada

La Razón. Decenas de personas se manifestaron en las calles de Tijuana en contra de los integrantes de la caravana migrante, quienes se encuentran en esa ciudad fronteriza del norte del país.
Alrededor de 500 personas salieron desde temprano con pancartas donde se leían frases como “No más caravanas” y “Basta al mal gobierno”, así como gritos de “¡fuera hondureños!”.
El contingente avanzó por Paseo de los Héroes hasta la glorieta de la avenida Independencia, para dirigirse al Palacio Municipal, en donde exigieron a las autoridades solución a lo que calificaron como una “invasión”.
Los manifestantes gritaron: “¡no invadan nuestro territorio!”, “¡a México le gustan los frijoles!”, “¡Tijuana unida, jamás será vencida!”, “¡vienen armados!”, entre otras frases.
Algunos plantearon tres exigencias: que los centroamericanos tramiten su asilo, que sean deportados si no realizan este trámite y que se cierre la frontera sur por “seguridad nacional”.
Expresaron que no son antiinmigrantes, pero que desean que los indocumentados se apeguen a la ley de México y que en Tijuana “no ocasionen trifulcas, como las que hicieron en Chiapas”.
Otros manifestantes expresaron su deseo de que los centroamericanos regresen a sus países de origen, al considerar que algunos son “lacras” y “delincuentes”, lo cual pone en peligro al país.
Durante la protesta, algunos de los participantes intentaron entrar hasta el albergue de la Unidad Deportiva Benito Juárez, donde se alojan miles de integrantes de la caravana. Sin embargo, elementos policiales con equipo antimotín resguardaron el perímetro.
Al mismo tiempo, un grupo pequeño, conformado por alrededor de 50 personas, se manifestó a favor de los derechos humanos y externó su desacuerdo ante la discriminación que ha sufrido el también llamado éxodo centroamericano.
La policía municipal de Tijuana se mantuvo a la expectativa ante la posibilidad de que se presentara alguna confrontación entre los manifestantes de ambos bandos, lo cual no ocurrió.
El dato: A partir de hoy se instalarán ferias de empleo con ofertas para los centroamericanos, indicó ayer Desarrollo Social de Baja California.
El odio hacia los migrantes y la xenofobia fueron alentadas de alguna manera por las declaraciones realizadas el pasado jueves por el presidente municipal de Tijuana, José Manuel Gastélum, quien afirmó que en el grupo de indocumentados “hay mariguanos y personas violentas”.
Mientras los tijuanenses se manifestaban en las calles, cerca de tres mil migrantes que están alojados en el albergue realizaron labores de limpieza en las calles cercanas.
Dicho refugio se encuentra saturado, por lo que las autoridades locales han pedido ayuda humanitaria al Gobierno federal para proporcionar a los centroamericanos los servicios que requieren mientras deciden si solicitan refugio.
El primer grupo de migrantes, compuesto principalmente por integrantes de la comunidad lésbico-gay, arribó a Tijuana desde el pasado 11 de noviembre. Actualmente hay cerca de tres mil migrantes en esa ciudad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí