Urge enfrentar con respuestas y propuestas los problemas de inseguridad y desigualdad que vive el país, “solo así tendremos futuro”, sostuvo la coordinadora del Seminario de Estudios Prospectivos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Guillermina Baena, en la apertura del Seminario Prospectivos que organiza la UNAM.
En la inauguración del en el encuentro PROPESPEC 2017. Futuros de la inseguridad en México, respuestas y propuestas, Carlos Labastida, coordinador del Programa Universitario de Alimentos (PUAL), expuso que desde la Universidad “hacemos planteamientos críticos a las situaciones imperantes en diversos ámbitos de interés de la sociedad. Sí, críticos, pero también responsables y, sobre todo, propositivos”.
Este evento tiene como objetivo que, desde la perspectiva de la inseguridad que aqueja al país, la UNAM reflexionará, discutirá y formulará propuestas sobre educación, alimentación, cibernética, grupos vulnerables, salud y seguridad
Para hablar del futuro se debe partir de la situación presente y de cómo hemos llegado a ella, acotó Labastida. “Requeriremos de los mejores diagnósticos sobre la situación prevaleciente en los diversos temas para formular el futuro”.
Guillermina Baena, advirtió que hoy a la desigualdad social se añade la brutalidad del crimen organizado. “Se hunde el futuro de México como proyecto nacional, y ante un gobierno fallido no podemos ni queremos ser una sociedad equivalente. Rompamos la inercia: tengamos proyecto de nación y futuro, porque cada vez somos más, y juntos pensamos mejor”.
En la sesión dedicada al tema de Inseguridad educativa, Eugenia Solana, presidenta del Fondo Mexicano para la Educación, opinó que una población con miedo es manipulable. “El problema es que todos estamos paralizados y los únicos que ‘actúan’ son quienes están empoderados porque tienen un arma”.
Además, consideró, “educamos de manera desequilibrada. Estamos en la era de los derechos, pero falta la otra parte, la de las responsabilidades. Es necesario trabajar para consolidar esa parte en las escuelas y formar adultos responsables de sus acciones”.
Sandra Maldonado Baur, presidenta de la Fundación Cultural Baur, indicó que, de acuerdo con un informe del Banco Mundial, los jóvenes mexicanos representan un poco más del 38 por ciento de las víctimas de homicidios en la última década; el uso de armas de fuego en ese delito casi se triplicó en esos años. Son víctimas y agresores.
Un núcleo familiar libre de violencia es esencial porque ahí se forman hábitos de convivencia, respeto, tolerancia y empatía; también es factor destacado para la estabilidad emocional y autoestima de los hijos. Junto a ello, las instituciones educativas pueden cumplir un papel relevante para superar la insuficiencia de la crianza, añadió.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí